Instituto de religiosas de San José de Gerona

Instituto de religiosas de San José de Gerona

El Instituto de Religiosas de San José de Gerona fue fundado en Girona (España) por María Gay Tibau, natural de Llagostera (Girona) el año 1813. En el año 1850 después de fallecer su madre, se traslada a Gerona, conoce a la familia del Sr. Amerio Ros, médico cirujano donde vivió durante 20 años.

Movida a compasión ante el abandono de los enfermos de Girona, impulsada por el Espíritu, se sintió llamada a vivir de una manera radical el seguimiento de Jesús que muestra su misericordia para con los enfermos y comenzó con su compañera Carmen Esteve Andoca a velar enfermos a domicilio, en forma asociada, el 29 de junio de 1870, así nace el Instituto de Religiosas de San José de Gerona.

Dios suscitó en nuestra Madre Fundadora un carisma para la Iglesia en el cuidado de los enfermos. Como ella, el Instituto continúa hoy este rasgo peculiar de la vida de Cristo que pasó haciendo el bien y curando a los enfermos. (Hch10, 37)

La práctica de la caridad llevada a cabo por las primeras Hermanas hizo que el Obispo de Girona, Mons. Constantino Bonet y Zanuy, les concediera un Reglamento Provisional el 12 de julio de 1872. Desde entonces el Instituto tiene a San José como patrón y protector.

El Instituto obtuvo la aprobación diocesana temporal el 19 de marzo de 1885 y la definitiva el 19 de marzo de 1911. Recibió la aprobación pontificia de las Constituciones, con el “Decretum Laudis”, el 16 de enero de 1928 de su Santidad Pío XI y la Aprobación definitiva, del mismo Pontífice, el 16 de junio de 1936.

La caridad de las Hermanas con los enfermos era notoria en Girona.  En 1879, La villa de Bisbal solicita Hermanas para el cuidado de los enfermos). En 1880 idéntica intención manifiesta la junta del Hospital de Banyoles. Por semejantes motivos se establecen las Hermanas en Lloret de Mar 1881 y en Torroella de Montgri 1882.

La misión apostólica del Instituto consiste en el ejercicio de la caridad para con los enfermos, transparentando el amor misericordioso de Dios, prestándoles asistencia corporal y espiritual. Las Hermanas ejercen esta caridad viendo en los enfermos a Jesucristo, aliviando el dolor y sembrando la paz en sus corazones procurando su salvación eterna con los medios que están a su alcance. A imitación de la Madre Fundadora, se dedican, especialmente, a los que llegan al fin de sus días, acompañándoles en el momento supremo de la vida, contando siempre con la especial intercesión de San José.

Al asistir a los enfermos, procuramos que lleguen a descubrir a Cristo a través de nuestra conducta y nuestro trato inspirado en la caridad. Ejercemos el apostolado con los enfermos en Clínicas, Geriátricos, Centros de Salud y Colegios.

En las Residencias de ancianos del Instituto se brinda asistencia médica y sanitaria a todos los residentes de forma continua tanto a nivel diagnóstico como terapéutico y preventivo con carácter permanente. Se promociona la salud para mejorar la calidad de vida mediante un plan de actuación individualizado, que valora las necesidades de cada uno de los residentes, estudia, evalúa y decide las acciones concretas a realizar. Los residentes gozan de actividades socioculturales diversas y de asistencia religiosa permanente, llevada a cabo por el equipo de pastoral del Centro.

En lo que respecta a nuestro apostolado en África, intentamos ayudar a los más desfavorecidos para hacer un mundo más justo y solidario, siendo plataformas de evangelización allí donde nos encontramos con gestos concretos de ternura, bondad y cercanía. Procuramos que puedan estudiar los niños de familias sin recursos, curamos a los prisioneros, prevenimos la transmisión de la infección del Sida de madre a hijo. Para todo ello nos ayudamos con los recursos de nuestros Centros y con los donativos procedentes de organismos y personas particulares, colaboramos, así, en la construcción de un mundo más justo. En la actualidad un número considerable de Hermanas africanas, están atendiendo los puestos de salud y la escuela maternal de Rubare donde actualmente se atiende a 130 niños.

Nuestro Instituto ha ido creciendo y extendiéndose. En estos momentos nos encontramos en trece Países, donde realizamos el apostolado llevando amor a todos los corazones. Nos encontramos en:

  • Europa:
  • España
  • Italia
  • Francia
  • Latinoamérica:
  • Colombia
  • Venezuela
  • Perú
  • Argentina
  • Ecuador
  • México
  • África:
  • Guinea Ecuatorial
  • Camerún
  • Ruanda
  • República Democrática del Congo

Para conocer más sobre el Instituto de Religiosas de San José de Gerona le invitamos a visitar la página web institucional del mismo: http://www.irsjg.org/